LAS CLAVES DEL ÉXITO EN OPEN INNOVATION

 
marisol-menendez.jpg
 


Marisol Menéndez es una ingeniera industrial a la que le encanta cantar. Ella cree profundamente en el poder de la confianza para impulsar el cambio y la transformación, en la innovación en colaboración. Está posicionada como Head de Open Innovation en BBVA, uno de los bancos más innovadores a nivel mundial.

¿Cómo descubriste que te querías dedicar a la innovación?
Descubrí la profesión de open innovation dentro de BBVA. En las corporaciones, las carreras pueden tener varias alternativas. Yo tengo la suerte de que BBVA me ha acompañado y me ha ayudado a encontrar nuevas opciones de carrera.

Posiblemente a más de una persona le suceda como a mí, que la respuesta a la pregunta de “qué quieres ser de mayor” nunca la he tenido completamente clara.  Lo he ido descubriendo por fases del camino. Tengo más de 20 años de experiencia laboral, pero fue hace 10 que comencé a dedicarme más específicamente a la innovación. Cambié al área de nuevos negocios digitales en BBVA, primero en innovación en cajeros, después en innovación en redes sociales... Trabajar en innovación en redes sociales me dio una perspectiva de cuál es el valor de la comunidad y de las personas, que pueden aportar imagen, contenidos y conocimientos de valor hacia tu producto. Esto, naturalmente, abre las puertas a la innovación abierta. Cuando lo comencé a estudiar y a conocer desde cero, definitivamente, encontré mi vocación.


¿Cuál es la lección más importante que has aprendido trabajando en el mundo de los negocios innovadores?
Que hay que estar dispuesto a intentarlo más de una vez. Que hay que tener resiliencia. Esta resiliencia te va haciendo crecer cada vez más. La resiliencia es la capacidad te permite aprender cuando te equivocas y luego volver con más fuerza y más energía.

¿Cuál ha sido el momento más importante de tu vida profesional en open innovation?
Tengo la suerte de tener varios momentos altos y relevantes en mi vida profesional. Quizás uno de los más importantes Cuando pude contar primero al director del área, luego al Consejero delegado y finalmente al Presidente este gran proyecto y en todos ellos pude ver reflejada la misma pasión, y de todos ellos recibí el apoyo para lograr que este proyecto crezca y sea una de las banderas de mi empresa.

¿Cuál ha sido el mayor fracaso u obstáculo de tu carrera?
Hay momentos en los que crees que posiblemente te estás equivocando de trayectoria, en los que haces la llamada y la gente no contesta. Por ejemplo, un proyecto que tu creías que era absolutamente innovador y que debería de enganchar a todos no tiene respuesta alguna. Estos son los momentos en lo que digo que hay que tener resiliencia y, además, humildad para decir: esta opción no funciona, vamos a mirar esta otra alternativa.

Pero tengo un ejemplo personal más concreto. Hace unos años, mi marido y yo decidimos apostar por una nueva empresa. Queríamos continuar una idea de negocio que habíamos intentado iniciar en la universidad: una cadena de tiendas de bisutería de plata y complementos. Además de ser un negocio para nosotros, sería una forma de contribuir a nuestro país, que es un importante productor de plata. Invertimos los pocos ahorros que teníamos, pedimos créditos, elegimos local, compramos mobiliario y montamos la tienda con gran estilo. Todo lo hicimos nosotros con nuestras manos, optimizando todo lo humanamente posible el uso de nuestros recursos. De lunes a viernes atendía nuestra dependienta mientras nosotros trabajábamos en el trabajo que nos daba de comer, y los sábados y domingos atendíamos nosotros. Al año y medio, con el inicio de la crisis, tuvimos que decidir cerrar. Había que poner un valiente fin a nuestra criatura comercial y reconocer que era momento de cortar para evitar más pérdidas. Es difícil despedirse de un proyecto que es tu hijo, por el que has sufrido, crecido, trabajado sábados, domingos y por el que no duermes. Creo que esto ahora me ayuda a entender a los emprendedores..

¿Qué tres cualidades buscarías en las personas para el equipo de un negocio innovador?
Siempre busco a personas que estén dispuestas a la aventura, que quieran explorar y que estén dispuestas a experimentar nuevas formas de hacer las cosas. La educación formal en innovación abierta es muy incipiente, y no hay profesionales preparados para ello. Lo que nosotros estamos haciendo es crear un nuevo conocimiento, por lo tanto, lo que más importa son las habilidades que cada persona tiene y que pueden llegar a crear ese conocimiento.

También me parece muy valiosa la capacidad de trabajar en un amplio rango de tareas. Que te puedas remangar e ir al campo de trabajo, pero igualmente hablar en público y conectar con CEOs de empresas. Si mezclas un amplio registro de trabajo y con las cualidades y una capacidad creativa y de aventura, tienes el equipo perfecto para generar la magia.

 
 


Dínos algo que hoy no exista, pero que te ayudaría en tu trabajo de innovación.

La posibilidad de trabajar indistintamente en cualquier país para los emprendedores. Poder ir a crear y crear estas conexiones a escala global ayudaría muchísimo. Estamos en un mundo de fronteras, de pasaportes, de visados y es una limitación al crecimiento.

¿Qué lees todos los días para estar al día en Open Innovation?
Lo dividiría en tres tipos. Hay un contenido más informativo, al que le dedico más tiempo. Son bloggers, principalmente, como Chris Skinner o Henry Chesbrough en el mundo de la innovación abierta. Y me gusta mucho el MIT Technology Review. Lo que ellos escriban, el día que lo escriban, lo leo. Porque me da información de lo que está sucediendo y distintas perspectivas del mundo en el que nos movemos.

Sigo en Linkedin a colegas y personas relacionadas con las temáticas de las me preocupo: en perspectiva de emprendimiento y ecosistemas, en economía - porque en los países en los que nosotros trabajamos influye muchísimo el entorno político-económico y social. Sigo también las historias de los emprendedores, a través de las noticias, su desarrollo, levantamiento de fondos, así como sus principales logros, lanzamientos de nuevos de productos…

Finalmente los diarios a través de un concentrado de noticias que recibimos diariamente en BBVA. No son solamente del sector financiero, sino de todos los ámbitos y todos los países. Me resulta sumamente ilustrativo. Eso me lleva a acceder a las noticias que podrían ser más relevantes para mí de los diarios más comunes.
 
¿Qué le recomendarías a alguien que se quiera dedicar a la innovación abierta?
Esta pregunta siempre me deja pensando, pues al hablar de innovación digital, en realidad hablamos de la transformación del mundo en el que vivimos. Y el mundo es muy grande, puede haber innovación en cualquier ámbito. En la industria de la moda, en la literatura, en el arte... Yo creo que lo principal es trabajar sobre cualidades e inquietudes propias. Tienes que tener una curiosidad extrema. Tienes que ser capaz de mezclar distintas disciplinas. Te gusta la música: explora tus inquietudes musicales. Porque esa mezcla de valores te va a venir bien un día que estés buscando una solución en un tema concreto. Alguien me contaba a modo de anécdota que intentar cuadrar en tiempos musicales le dio las pautas para encontrar una solución en procesos. Esas interconexiones cada vez van a ser más valiosas. Ser multidisciplinares, conectar distintos sectores, distintos conocimientos, es clave.

Además, son críticos los idiomas y las capacidades de comunicación. Y esto es transversal en cualquier disciplina de innovación de la que estemos hablando. Tienes que poder hablar con todos los ciudadanos del mundo, tienes que viajar.

Para mí estas son cualidades de base que crean a las personas que son capaces de innovar y de transformar. Si a esto se suman tus propias aptitudes personales, si vas siguiendo el hilo de tus inquietudes y tu pasión, esa fuerza es como el agua que va dando forma a los ríos y que puede hasta con las piedras.

 
 


¿Qué tendencias destacarías dentro de la innovación y fintech?

Hemos hablado hasta el cansancio de las disrupciones de la industria de la música, la banca, los periódicos y los medios. Y en esto hay tendencias claras, como por ejemplo, las relacionadas con la seguridad. Porque cuando el mundo es más abierto y más conectado, entonces, tenemos más preocupaciones alrededor de la seguridad. Pero más importante aún es otro valor que hay detrás: el de la confianza.

La confianza es una cualidad muy humana. En un mundo digital puede parecer un contrasentido. Sin embargo, todos los nuevos negocios que surgen alrededor del mundo de la innovación están basados en la confianza. Si yo te compro online, es porque confío en que si te doy mi número de tarjeta, no va a pasar nada. Es un nivel básico de confianza, pero es crítica para la transacción. Y así podemos encontrar el impacto de la confianza en los modelos de negocio digitales.

Pero para mí es más importante aún una macrotendencia que veo ahora en todas las industrias: la tendencia de la colaboración. Dicen que las verdaderas innovaciones vendrán no de nuevas tecnologías, sino de nuevas formas de colaboración y yo estoy de acuerdo. Es entender que esto que queremos lograr cada uno en nuestros respectivos sectores no podemos hacerlo solos. Tenemos que trabajar en red. Esto abre una nueva forma de colaborar que, desde luego, es la innovación abierta, si la queremos llamar así. El trabajo en red es en el que cada uno nos centramos en nuestras características principales y logramos generar un producto que es muchísimo mejor: más rápido, más barato y que, final- mente, beneficia al cliente. Naturalmente todos los humanos, sectores, industrias y academias estamos generando estas redes y trabajando cada vez más interconectados. Esa para mí es la gran tendencia.
 
¿Cómo afecta esto al interior de las organizaciones y empresas?
El mayor impacto está relacionado con la gestión de las personas. Hemos enfocado muchos esfuerzos en entender las tecnologías, pero los equipos y las formas de trabajo están cambiando dramáticamente. Por ejemplo, en BBVA estamos adoptando formas de trabajo ágiles en todo el grupo. Esto cambia los organigramas, cambia las formas de trabajar que hemos conocido siempre. Es un reto personal para nuestra organización. Cómo asumimos esta nueva forma de trabajar, cómo entendemos las nuevas jerarquías, cómo entendemos los nuevos flujos de información y los nuevos procedimientos, cómo nos relacionamos con otras organizaciones... Está evolucionando y tenemos que poner al centro a las personas. La confianza está basada en las personas, se genera en las personas, aunque detrás haya empresas y productos. Es un reto continuo, y tenemos que estar pensando en él todos los días: cómo ponemos a la persona en el centro.

El mundo está lleno de oportunidades si estamos dispuestas a verlas y si echamos andar esta chispita de aventura que decíamos. Estamos hablando ahora de grandes corporaciones trabajando con emprendedores, pero el tejido empresarial -la fuerza de un país- viene de las empresas medianas y pequeñas, que no necesariamente son startups. Pero estas empresas medianas, empresas familiares, empresas de servicios locales también tienen que trabajar en este mundo interconectado.Y tenemos que pensar cómo los incluimos en esta iniciativa. Hay muchísimos servicios que ahora mismo tienen ese reto y yo creo que hay un gran mundo de oportunidades para establecer puentes de conexión entre empresas y sectores. El verdadero efecto “Wow” que surgirá de soluciones combinadas entre sectores.

¿Qué sería clave para impulsar la innovación?
Una gran solución que permitiría desbloquear la potencia que tienen los países y las personas sería poder sería la gestión de todos los trámites gubernamentales a través de herramientas digitales. Constituir una empresa, pedir un visado de trabajo para abrir una empresa en otro lugar, conectar toda mi persona laboral en un país con otro... Esto generaría un potencial de trabajo y de desarrollo increíble. Lo estamos viendo en países como Estonia donde han creado los ciudadanos digitales. Te puedes constituir como ciudadano del país a distancia y tener una personalidad digital. Esto permitiría eliminar barreras reales, físicas que tenemos a día de hoy. Son horas que inviertes en gestionar trámites y puedes dedicarlos a la creación de valor.

 
 


¿Qué cinco apps utilizas todos los días?

Desde luego, Whatsapp. Curiosamente cada vez lo voy utilizando más que los correos. Es mucho más eficiente para la comunicación de temas urgentes. Evernote me ayuda a complementar mi falta de memoria. Linkedin es parte de mi día a día para todas las conexiones del ecosistema y siento que nunca estoy al día con toda la respuesta y la interacción. Kindle es ahora mi biblioteca y me estoy aficionando a Audible para escuchar libros mientras conduzco o hago labores repetitivas. Desde 2013 en BBVA utilizamos también las aplicaciones de Google, que mí me gusta muchísimo. pues me permite trabajar en cualquier lugar y en cualquier momento. Todas las aplicaciones de Google apps, que serán más de cinco, generan la vida perfecta de la persona itinerante de innovación.
 
¿Qué novedades en apps te gustaría explorar?
Una solución para poder recordar a todas las personas con las que has hablado y poder dar seguimiento a esa interacción. En el mundo en el que yo me muevo, en el que conoces a muchísimas personas al año, cómo podemos mantener un registro en la memoria más fácil de estas interacciones. Interacciones que suceden en minutos. Evernote, por ejemplo, permitía tomar una foto y notas, pero resulta un poco violento decirle a alguien que acabas de conocer que le vas a tomar una foto. Sin embargo, creo que es una solución tan necesaria en este mundo hiperconectado que están surgiendo muchas soluciones. Me encuentro nuevas propuestas cada vez que voy a eventos y conferencias con emprendedores, pero no me alcanza el tiempo para probarlas todas.

¿A qué tecnologías crees que hay prestar atención ahora?
Ahora hay mucha información y muchas tecnologías interesantes que escuchamos por todos lados: Inteligencia Artificial, Blockchain, etc.

Pero quizás resaltaría dos aspectos: Tecnologías que nos ayudan a interactuar mejor con los clientes o darle más poder a los clientes en el mundo de Do It Youself, la comunicación del cliente con la marca o con la empresa. Se pueden ver soluciones muy buenas, como Dov-e, una empresa que hace interacción entre los teléfonos móviles a través de ultrasonidos. No necesitas wifi, no necesitas internet, y por tanto te permite conexiones muy ágiles.

Y por otro lado, todas las tecnologías de gestión y creación de valor con datos, que te permiten entender mejor a los clientes para darles una solución perfecta. Mantener en la mira las tecnologías que permiten tomar mejores decisiones para aumentar el valor al cliente.
 
¿Qué cursos o másteres pueden ser interesantes para la formación de los profesionales de la innovación?
Quisiera hacer mención especial la formación en todas las herramientas de gestión de proyectos. No es formación universitaria, pero que te da habilidades que son muy útiles en el día a día, como es saber escribir rápido a máquina o en el teclado. Cualquier profesional de innovación debería saber hacer gestión de proyectos, metodologías ágiles, cómo generar resultados, seguimiento presupuestario..

Hablando de ormación profesional, desde luego tengo en la mira cursos y algún máster: un Executive MBA en Stanford o en la Singularity University, por los valores de actualización y de conexión con este mundo hiperconectado del que tanto hemos hablado. Desde luego, esto entreteje muy bien con mis intereses personales y académicos, pero sobre todo te ayuda a abrir las miras hacia qué está sucediendo en los otros sectores y alrededor del mundo.

¿Cuál es tu cita favorita?
Hay dos que uso mucho en mi vida. Una que también la dice mi padre hasta el cansancio: “Nadie tiene culpa de la cara que tiene, pero si de la cara que pone”. Todo es cuestión de actitud. Y otra que quizás también representa muy bien mi forma de resolver los problemas: Done is better than perfect (“Terminado, es mejor que perfecto”). Hay que hacer, mostrar resultados y construir sobre hechos reales.

De Peter Thiel: Comparte una creencia personal con la que la mayoría de la sociedad está en desacuerdo.
Confiar en las demás personas. Es un valor que creo que está cada vez más en desuso y que hay anécdotas de la vida diaria que nos demuestra que no debería ser así. Tenemos que tener confianza. El mundo nos ha enseñado que la confianza es de tontos, de inocentes, naïve. Si te timan o traicionan es por confiado. El que pega primero pega dos veces. Y yo estoy convencida que esa forma de pensar no nos hace crecer. Es la confianza en el otro, la colaboración, lo que hará que este mundo sea mejor.

Un sueño...
Me gustaría ver el potencial que tienen los países de Latinoamérica, que tiene España ,en la juventud, en el historial emprendedor, en la formación, me gustaría ver ese potencial en su máxima expresión. Tengo el sueño de que los emprenedores, empresarios, estudiantes, la academia, el gobierno... todos puedan trabajar a una para ir generando este futuro mejor. Tengo ese sueño de ver realizado y no se decirlo igual de bien en castellano, pero... “Unlock the power of people”.

Tres palabras que te definen…
Las tres palabras que más me definen son optimista… Optimista, pero no ignorante de la realidad; apasionada y diría que creadora de conexiones.

 
 

 
 

MARISOL MENÉNDEZ. Head of Open Innovation, BBVA
Síguela en Linkedin y en Twitter

Agradecemos a El Imparcial y Adolfo Dominguez el permitirnos realizar la sesión de fotos en sus espacios de Madrid.


 
 
Arte Digital Influencer